Buscar este blog

20/7/13

Cereales Integrales: componentes funcionales y saludables


Los alimentos a base de cereales han sido la base de la humana dieta durante mucho tiempo (1). Los cereales contienen todos los macro-nutrientes (proteínas, grasas y carbohidratos) que necesitamos para la alimentación. Son una excelente fuente de minerales, vitaminas, y otros micro-nutrientes necesarios para una salud adecuada. Sin embargo, la mayoría de los cereales, sobre todo en el hemisferio occidental, son consumidos después de la molienda. La molienda consiste en la eliminación de las capas externas del grano (el salvado y el germen) y la preservación de la porción interna de endospermo blanco rica en almidón. Pero, al moler los granos de cereales de esta manera fse pierden algunos componentes claves para una nutrición adecuada ya que las capas exteriores de los granos son ricos en vitaminas, minerales, fibra, fitoquímicos, y muchos otros nutrientes. Esta remoción de componentes nutritivos no nos permite maximizar los beneficios sobre la salud de éstos componentes.

Hay una cantidad creciente de evidencia que muestra que el consumo de granos enteros o integrales (“whole grains” en inglés) y de productos derivados de éstos está asociado a una reducción del riesgo de desarrollar muchas enfermedades, incluidas las enfermedades cardiovasculares,(2-4) hipertensión (5,6), accidentes cerebro-vasculares, síndrome metabólico y diabetes de tipo 2 (7,8, 9-11) y diferentes tipos de cáncer (12, 13). Aunque los cereales, y en particular los hidratos de carbono que contienen, han sido implicados como parte del problema de la actual epidemia de obesidad, los estudios muestran que el consumo de granos integrales (GI) puede ayudar en el control del peso corporal (14-17)

Cada vez es más evidente que los GI tienen la capacidad de mejorar nuestra salud más allá de la simple provisión de energía y de nutrientes macro. Este es el inicio de una serie de posts acerca de las principales funciones de los granos integrales y sus beneficios para la salud. Para ello será necesario revisar los principales componentes químicos que pueden ejercer efectos funcionales y luego avanzar hacia el examen de los efectos que esos componentes funcionales tienen sobre la salud humana.

Referencias

1 USDA. Dietary Guidelines for Americans, 2010 http://www.cnpp.
usda.gov/DGAs2010-PolicyDocument.htm.
2 D. R. Jacobs and D. D. Gallager, Curr. Atheroscler. Rep., 2004, 6,
415.
3 P. L. Lutsey, D. R. Jacobs, S. Kori, E. Mayer-Davis, S. Shea,
L. M. Steffen, M. Szklo and R. Tracy, Br. J. Nutr., 2007, 98, 397–
405.
4 C. Seal, Cereal Foods World (online supplement), 2009, 54, OS8.
5 J. M. Keenan, J. J. Pins, C. Frazel, A. Moran and L. Turnquist, J.
Fam. Pract., 2002, 51, 353–9.
6 L. Wang, J. M. Gaziano, S. Liu, J. E. Manson, J. E. Buring and
H. D. Sesso, Am. J. Clin. Nutr, 2007, 6, 472–9.
7 T. Kurth, S. C. Moore, J. M. Gaziano, C. S. Kase, M. J. Stampfer,
K. berger and J. E. Buring, Arch. Intern. Med., 2006, 166, 1403–9.
8 K. Oh, F. B. Hu, E. Cho, K. M. Rexrode, M. J. Stampfer,
J. E. Manson, S. Liu and W. C. Willett, Am. J. Epidemiol., 2005,
161, 161–69.
9 J. W. Anderson and V. Pasupuleti, Future trends and directions, in
Nutraceuticals, Glycemic Health and Diabetes, V. Pasupuleti, J. W.
Anderson (ed.), 2008, Ames, IA: Blackwell.
10 N. M. McKeown, J. B. Meigs, S. Liu, P. W. Wilson and
P. F. Jacques, Am. J. Clin. Nutr, 2002, 76, 390–98.
11 J. Kochar, L. Djouss and J. M. Gaziano, Obesity, 2007, 15, 3039–44.
12 K. Wakai, K. Hirose, K. Matsuo, H. Ito, K. Kuriki, T. Suzuki,
T. Kato, T. Hirai, Y. Kanemitsu and K. Tagima, Journal of
Epidemiology, 2006, 16, 125–35.
13 P. Haas, P. M. J. Machado, A. A. Anton, A. S. Silva and A. de
Francisco, Int. J. Food Sci. Nutr., 2009, 21, 1–13.
14 P. K. Newby, D. Muller, J. Hallfrisch, N. Qiao, R. Andres and
K. L. Tucker, Am. J. Clin. Nutr, 2003, 77, 1417–25.
15 N. E. Rose. Whole Grain Intake in College Students and its
Association with Body Mass Index, 2005, Masters thesis, Va.
Polytech. Inst.
16 J. W. Anderson, in Nutraceuticals, Glycemic Health and Diabetes,
2008. Blackwell.
17 L. P. van der Vijver, L. M. Van Den Bosch, P. A. Van Den Brand

and R. A. Goldbohm, Eur. J. Clin. Nutr., 2009, 63, 31–7.

1 comentario:

Laura L. dijo...

Deberían enseñarnos más de esto en la escuela, no? realmente es importante saber que comemos, qe deberíamos comer.
No solo que nos hagan practicar ejercicios past continuous. Sino que nos enseñen como ser seres saludables. QUe opinan?
De todas formas gracias por esta info, muy util

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...